Este despacho en su compromiso de informar sobre cualquier asunto que pueda resultar de tu interés y ante el aumento de fraudes informáticos, te damos una serie de pautas que consideramos de interés, con el objetivo de intentar que tus equipos no sean atacados.

  • En primer lugar, ten en cuenta las contraseñas. Una contraseña débil, o repetida, es como dejar la puerta abierta a la información. Las contraseñas deben tener al menos, 8 caracteres e incluir mayúsculas, minúsculas y números, y no deben compartirse para varias cuentas.
  • Si recibes algún tipo de correo con una traducción, texto incomprensible o gramaticalmente incorrecto, no debes hacerle caso. Hay que borrarlo y denunciarlo.
  • Además, si nos piden algún dato relevante o alguna credencial, como las claves del banco, nunca hay que facilitarlos, aunque la página a la que redireccione sea aparentemente la oficial del banco.
  • Del mismo modo, si algún cliente o proveedor nos envía un mail que parece que es correcto al estar perfectamente copiado y remitido por la persona responsable de temas financieros y lo que nos solicita es que cambiemos la cuenta de pago para una determinada factura o para siempre, debemos confirmar que se remite por dicho cliente o proveedor, ya que se está generalizado el envió de estos correo para hacerse con los datos bancarios y el destino de los pagos a otras cuentas.
  • No pinches en los enlaces que recibes por correo. Comprueba los emails recibidos antes de pinchar en los enlaces y desconfía de solicitudes inesperadas que para pedir o confirmar información confidencial.
  • Presta especial atención, este tipo de mensajes suelen tener en común la “mala traducción” y las “frases sin sentido”.
  • Algunos ejemplos de este tipo mensajes de estafas, los delincuentes alertan a su víctima de un cobro duplicado de un recibo, pidiendo un número de cuenta para devolverles el dinero
  • Si además recibes cualquier tipo de chantaje y te piden cantidades económicas o algún dato bancario hay que ponerlo en “conocimiento de Comisaría” para poder iniciar una investigación encaminada a “intentar cortar la cadena” de engaño.
  • Cuidado con las cargas USB. Cargar los móviles o los dispositivos en estaciones de carga USB públicas puede exponer los dispositivos y los datos que contienen a un robo de datos si el punto de carga ha sido infectado con algún «malware» (virus informático). Frente a estas amenazas, muchos «smartphones», tablets y ordenadores incluyen un modo seguro de carga o acceso a un puerto USB para evitar la transferencia de datos y proteger la conexión. Comprueba que tus equipos lo tienen.
  • Desconfía de las WiFi públicas. Las conexiones a redes WiFi abiertas son puntos vulnerables que en muchas ocasiones no cuentan con garantías de seguridad. Si aun así un usuario se conecta a una red abierta es recomendable no acceder a información sensible (bancos, compras online) y no descargar archivos adjuntos desconocidos.
  • También es recomendable tener un antivirus en el «smartphone» Los teléfonos móviles han sustituido en capacidad y funciones a los ordenadores de casa y acumulan gran cantidad de datos personales. Es fundamental contar con un software de seguridad que proteja los accesos y la información que almacenan nuestros dispositivos móviles.

Esperamos que esta información sea de tu interés, y quedamos a tu disposición.